El Secreto del Tantra

DEFINICION DE TANTRA

El Tantra no es moral, ni ética, ni filosofía, ni religión, ni ideología, ni discusión intelectual:  es una práctica,  un conjunto de  prácticas. La enseñanza    tántrica

siempre ha sido considerada tardía, mucho más reciente que los Upanishads o el Baghavad Gita. 

El Tantra es la enseñanza de Shiva, y en su complejidad abarca la organización social, las leyes, la cosmología, la física, la medicina…

El Tantra  es una enseñanza   optimista, pero   también puede ser terrorífica,   porque pretende desvelar al ser humano la totalidad del universo, que es también la totalidad del   inconsciente, la   totalidad  de  la  psique.  El Tantra quiere  que  conozcamos    la totalidad de las energías que nos conforman y que crean el gran Juego de la realidad.

La sensación de la canalización de las energías desde el 1º chakra hasta el séptimo trabajando con aceites y esencias todo el cuerpo físico, astral y emocional.

Frente a las ideas de austeridad y renuncia que solemos asociar con las  religiones védicas (y con cualquier religión, en realidad), el Tantra propone un camino que no sólo no rehúye, sino que busca decididamente el deseo, el placer, la alegría,  el sexo,  el vino. El     ideal tántrico consiste en partir de la naturaleza animal del hombre   para dirigir toda esa energía vital al despertar de  las potencias superiores dormidas.

Estado  mental –escribe  Arthur  Avalon– no sólo extingue la sed de su  naturaleza inferior, sino que espiritualiza sus tendencias animales; no sólo lo anima con nueva energía para que prosiga por el Sendero, sino que alcanza la liberación comiendo el dulce fruto del mundo».

«Comiendo el dulce fruto del mundo» es una frase, en mi opinión, muy hermosa.

El Tantra que en sánscrito quiere decir “red” o “secreto”, es un conjunto de textos y rituales religiosos esotéricos budistas  e  hindúes  en lo  que  el dios Siva (Radiante o el dichoso) explica   la filosofía  del  ritual tántrico,  que incluye la práctica del sexo  consciente como camino  para   potenciar la  sensibilidad humana  y   focaliza toda la  energía en una  satisfacción  mutua.    Es  un  culto del éxtasis, concentrado en una visión de  la  sexualidad cósmica.   Estos  textos  fueron transcritos en la India entre los siglos V y VIII.

En ellos hallamos unaconcepción diferente a la  que se conoce  en el mundo europeo del universo y la vida, ya que engloban conjuntamente una manera de vivir los aspectos espirituales, físicos y mentales. El Tantra no es una creencia o una fe, sino una forma de vivir y de actuar.

El Tantra valora muchísimo la armonía; la espontaneidad y  la sinceridad, la filiación y la sinergia.  Su meta es experimentar la unidad Una conexión del     yo individual    de   la    persona  como parte integrada  en un todo.      En estas concepciones la divinidad está en el ser humano, no más allá de éste, y se manifiesta a través de su modo de vivir.

Dentro de las premisas fundamentales del sexo tántrico, está el respeto incondicional por todos y    la  libertad  por   igual para todos   los seres humanos. La  concepción del  sexo tántrico  no hace distinción entr lo  puro y  lo impuro, la belleza y la fealdad, el bien y el mal. Al igual que en la concepción taoísta de Yin-yang los opuestos se complementan para configurar el proceso de lo divino.

Existe   una   gran   relación   entre   la  respiración y el propio hecho de gozar, es  decir  la  motivación. La enervación de nuestro sistema nervioso, el control de nuestra eyaculación u orgasmo; el secreto está en la respiración  porque  esta mueve la mente y la sexualidad está allí. Entonces con la respiración calmamos nuestra mente y hacemos un sexo más sereno

La tradición tántrica  enseña  técnicas  para aumentar  el  crescendo  de la excitación, manteniéndola durante mucho tiempo,  los amantes  pueden conseguir una unión física y espiritual tan intensa que los orgasmos llegan a sentirse con todo el cuerpo.

 

El placer experimentado durante los masajes nos  permite profundizar y   explorar   la potencialidad erógena de nuestro cuerpo y una vez satisfecho presta un fundamento al poder, el amor, la creatividad y la concentración meditativa.

El masaje tántrico permite una forma de contacto gratificante y ayuda a  la  apertura del segundo chakra (ubicado entre el ombligo y los genitales) para ello se requiere un trabajo de movilidad de las caderas y del bajo vientre que apuntan a la   apertura y estimulación y movilización de la energía de ésta zona.

Tanto en los masajes como en la  actividad  sexual  interviene el cuerpo entero  y son excelentes como forma de contacto y gratificación y no debemos desdeñar otros como los prolongados baños calientes, las duchas, la natación, todos  ellos relacionados con el agua.

Estos  rituales  tántricos,   como el  masaje,  entre  sus múltiples beneficios   ayuda  a despejar la mente de la rutina diaria y de la cotidianidad, libera el alma, aumenta la vitalidad y conecta la conciencia, despierta el erotismo y la sensualidad de la energía en el cuerpo, y la alegría de vivir.

  • El masaje tántrico fortalece el vínculo de intimidad en la pareja y le otorga una manera más de disfrutar de la complicidad,la  confianza  y  la  lealtad.  Ayuda a sanar y curar la relación porque otorga una mejor comprensión emocional sanando sus heridas y resolviendo los conflictos y/o resentimientos que puedan tener.
  • Aport a a  la  pareja un  marco  armónico   donde   la   necesidad de libertad y de compromiso se resuelve en un tipo de convivencia no posesiva y de apoyo mutuo donde ambos integrantes se ayudan a crecer.
  • Aumenta la capacidad de gozar de la pareja, tanto del hombre como de la mujer porque da una  mayor confianza,  intimidad,  comunicación  y  plenitud  sexual entre    ambos  amantes,   fomentando    la  fantasía,  la  capacidad erótica,   las habilidades de comunicación y la capacidad de satisfacerse.
  • Hace activa a la mujer, aumentando su capacidad orgásmica, haciéndola mejor amante pues la libera, despierta, desinhibe y la hace cómplice del hombre en la búsqueda de un gozo mutuo más total.
  • Aumenta  el  potencial   erótico  y  sexual  del hombre,  fomentando tanto su capacidad de controlar y canalizar la energía sexual como su sensibilidad, su sensualidad y su capacidad para gozar.
  • En resumen, el Tantra y los masajes  tántricos   aportan   una sexualidad sana, positiva, rica en matices, poderosa y sanadora, redimiendo a la pareja tanto de inhibiciones y frustraciones sexuales como de posibles rencores e insatisfacciones.

Para  el  Tantra, que   ambos   miembros  de   la  pareja  estén  plenamente  satisfechos desde el punto de vista sexual y emocional es algo totalmente necesario porque de otra manera se producen malestares que afectan a la vida y salud de cada uno y por lo tanto del vínculo de pareja.

El Tantra al igual que la sexología piensa que si uno de los polos  de  la  pareja   siente algún  tipo   de    insatisfacción    o    frustración, ectará más tarde o más temprano a la relación.

Los rituales amorosos y masajes tántricos ayudan a superar esos inconvenientes y ayuda a que la relación permanezca con respeto, amor y pasión.