La experiencia tántrica

Para la experiencia tántrica son necesarios dos seres profundamente hermanados. Tanto en lo físico-sexual, afectivo-sentimental, como intelectual-espiritual. No basta con la complementación en una sola de estas tres posibilidades, ya que el éxito depende del acuerdo total entre cuerpo, alma y espíritu. Por eso, antes de emprender un sendero semejante, se comparan los caracteres, y también se analizan exhaustivamente las cartas astrales de cada uno, ya que el Tantra “es la entrega total a lo divino representado por el otro, sin recelos ni dudas de ninguna clase”. De aquí la importancia de un guía cualificado, ya que la improvisación es el desastre, de alguien que conozca la esencia de este arte sagrado con sus fantasías y sus peligros. Y esto es mucho más importante que en el Hatha yoga, el shiatsu la música, un idioma, la acupuntura, o cualquier otro trabajo que no se nos ocurriría emprender sin un profesor, ya que esta vez el juego es una iniciación a lo divino de la totalidad del Ser. . “La perversión sexual hace peligrosa a Kundalini. Sólo con sexo natural, físico, con mente inocente hay seguridad, la energía descendente, lleva hacia la violencia, hacia arriba manifiesta amor y comprensión”. yen medio de este delicado juego de la entrega y la aceptación del otro y de la vida, hay una cita que da luz a la comprensión de la Shakti como energía consciente. “La Shakti es lo bueno y lo malo. Cada cosa que te sucede la Shakti te la envía. Sea placer o dolor todo viene de ella. Elijas la divinidad que elijas, todo es Shakti, de la piedra a la flor, el amor o la muerte. Solo viviendo hasta el final todo lo que la vida te trae estás en profunda armonía con la Shakti”. En consecuencia con los tattvas, y dependiendo del carácter de cada tantrika,sea rajásico o sáttvico en su comportamiento, hay·una gran variedad de técnicas sicofísicas a utilizar, que habrán de ser armonizadas con las necesidades de cada uno, su estado sicológico, el tiempo y el espacio, para equilibrar la circulación de la energía en los diferentes chakras. -Ejercicios para el despertar del cuerpo y para incrementar y afinar las percepciones sensoriales. -Prácticas de Hatha yoga, haciendo un especial hincapié en el pranayama y el relajamiento. -Armonización del ser a través de las artes sagradas: danza, música, canto, pintura, poesía. -Prácticas de expresión corporal y danza (de tambores, de vientre o pelvis, solar, natural … ) -Prácticas de purificación sicofísica y mental (Shatkarmas) y régimen dietético. -Técnicas de descondicionamiento del pasado y vivencia del presente sin tiempo. .

-Una larga serie de ejercicios caóticos y catárticos para desmenuzar la muralla del ego. -Meditaciones que partiendo de la agitación conducen a la calma mental y al silencio. -Iniciación al mantra (sonido condensador de energía) y al yantra (imagen simbólica del inconsciente) -Control de la musculatura de micción (hombre) o vaginal en la mujer. -Vajroli mudra, se introduce una cánula de caucho en el uréter o vagina, y se aspiran por ella, haciendo nauli, aire, agua, leche o miel. -Iniciación al Kundalini yoga con sus kriyas, mudras, visualizaciones y meditaciones. -Técnicas meditativas, con control respiratorio y movimiento, que conduce al trance. -Apertura devocional hacia la Shakti, sintiendo su presencia en las manifestaciones de la vida. -Experiencias con la soledad, el miedo y en última instancia con la muerte. Hay también otra serie de prácticas que implican una relación en pareja. -Masajes erógenos y respiraciones embrionarias hacia la regresión y catarsis. -Caricias y pases magnéticos que conducen el prana a ciertos lugares. -Baños sensoriales tanto aromáticos (hierbas)
como olorosos, de sonido o de color. -Ejercicios mutuos de dinamización sensorial síquica (emocionales, sensoriales, espirituales … ) -Danza Cosmica sagrada de Shiva Nataraya, y visualización de la pareja divina. -Práctica de la total relajación y lentitud en el acto amoroso. -Serena contemplación recíproca, fusión de la pareja y despertar de la Consciencia Pura en la Unidad. conocimiento de las posturas, asanas, amorosas mas adecuadas para el intercambio de energía. -Prácticas de meditación en pareja como preludio al Maithuna. -Conocimiento de las sustancias que multiplican los efectos deseados en el Maithuna. Todas estas técnicas van disolviendo una a una las sucesivas capas de suciedad que constituyen el ego, van atravesando los condicionamientos culturales que han sido impuestos a nuestros sentidos y recuperando el estado original del cuerpo de placer y los dos sentidos más afectados, el tacto y el olfato. Luego hay que atravesar la capa de las creencias filosóficas religiosas políticas que son las  
del odio, y crean violencia entre las gentes, para llegar a la visión inocente. Más tarde las técnicas permiten romper las barreras de las razones, excusas, juicios justificaciones, para llegar a los sentimientos corrompidos: emotividad, sensiblería, debilidad, que nunca se transforman en acción creativa en fuerzas constructivas. ‘ Así llegamos a las grandes emociones reprimidas a los instintos envenenados. Es la etapa de la confusión de centros: se “ama”con la cabeza, se “piensa” con el pecho, el sexo se ha vuelto mental, las sensaciones se racionalizan. Solo queda la puerta de la falsa intuición del falso mensaje apocalíptico que tantas veces ha llevado a las gentes a la locura, de las impresiones fantasmales y se llega al centro del Silencio en el que el ego se disuelve comola sal se deshace en nuestras manos porque nunca había existido,no era real, tan sólo nuestra identificación con sus juegos le permitía manifestarse en la vida. Todo este largo desarrollo nos lleva a comprender la necesidad de vivir primero la vida externa, y a la conquista de los ideales que nos hemos propuesto, antes de que espontáneamente nos abramos a los secretos internos. La danza cósmica es un ejemplo del cambio de polaridad necesario a las bodas místicas. El hombre, activo en lo físico, se inmoviliza, mientras su siquismo (pasivo) se hace receptivo. Yla mujer, pasiva en lo físico, se vuelve muy activa en la danza, pero manteniendo un completo silencio mental. Se vuelve la Shakti y baila delante de Shiva, con su cuerpo flexible la danza del yoni, hace mudras o gestos, encadenamientos estéticos y eróticos, sonidos guturales, respiraciones y movimientos especiales, juegos de cubrirse y desnudarse … Lo importante es que hasta una práctica, tan aparentemente simple tiene sus riesgos, ya que además de olvidarse de sí mismo, hay que evitar la conquista del otro. La danza armoniosa puede enorgullecer a la mujer impidiéndole abrirse a lo universal, o el yogui, inmóvil, se puede quedar en la superficie, alterado por el deseo y la visión de la Shakti. Sea cual sea el tipo de danza es necesario que siempre la hagan juntos, y así se convierte en un movimiento único en que el hombre y la mujer se realizan en su mascul  dad y femineidad totales, y, entre ambos, se establece un lenguaje iniciático, inconsciente, que les abre a lo cósmico. Así el hombre y la mujer meditan durante meses sobre el cuerpo de su pareja, sobre todo el hombre, hasta que todo deseo de verse desnudos desaparezca. La Danza Solar, la danza del vientre (o de los velos) y la danza extásica, simbolizan la creación, conservación y reabsorción del mundo externo, y por eso está rodeada de un halo de fuego divino, como el propio Nataraya, y se realiza en ausencia de pensamiento y deseo, invocando a lo sagrado en el gesto, y plasmando en el acto 

la intuición trascendente y espiritual. Más allá del pecado original, sé crea “un cuerpo glorioso de luz”, y las energías vuelven a la fuente, a la Unión en el paraíso perdido a través del erotismo sagrado y más allá de lo pornográfico y vulgar. En este sentido no hay antidoto mas grande a las angustias y enfermedades mentales que la sexualidad tántrica, y por ello es imprescindible a este tiempo, pero el viaje no es intelectual sino espiritual, va más allá de los programas y conduce a través de los infiernos hasta el cielo de la bienaventuranza. Otro ejemplo es el Maithuna astral, en el que durante semanas la pareja, que vivía separada, se reunía varias horas al día, ‘ sentándose uno frente al otro en un gran mandala, pero sin tocarse, observándose, danzando, meditando y despertando el ansia de su unión, hasta que al cabo de ese tiempo, después de un largo trabajo de purificación sicológica, sus cuerpos etéreos se reunían en el centro del mandala, mientras sus cuerpos físicos estaban en un estado de trance insensible. Después de la primera experiencia, que se repetía varias veces, la pareja tántrica alcanzaba la facultad de unirse amorosamente en lo astral, aunque sus cuerpos físicos se mantuvieran a larga distancia uno del otro, y utilizaban esta facultad para realizar un rápido progreso individual…

Etiquetas:  , ,