¿Qué es el Tantra?

En términos más actuales diríamos que es un camino de autorrealización o de integración personal. Tantra es el recurso para poder convertir una cosa en otra. Es la alquimia de la existencia. Transforma algo sin valor en algo valioso, sintetiza multitud de opciones y las concentra en el propio ser humano. No rechaza nada mundano ya que todo puede ser transformado en algo valioso. Es un proceso por el cual un hombre puede cortar de raíz todo aquello que esclaviza la mente.

La mejor pregunta que puede realizarse una persona es ¿quién soy yo?. Si uno no sabe quien es, se miente a sí mismo y le miente al mundo. “Uno puede terminar convirtiéndose en aquello que finge ser.”(Svami Shankarananda Tilak) . Un tántrico tiene que crear primero las bases del carácter, es decir, del control de las emociones, de los estímulos, obteniendo un conocimiento y experiencia, para poder establecerse en aquello que le afirma.

¿Y que dice la shastra (las escrituras) que es el Tantra? «Tantra es la expansión de la mente por la liberación de la energía.»«La expansión de la mente sobre los siete niveles de conciencia.» «La liberación de la energía de las dimensiones densas de la materia.» «Tantra es el sistema por el cual la energía primordial (shakti) es liberada desde el núcleo de la mente.»

Para avanzar en el Tantra son necesarios dos conocimientos, el que proviene de las escrituras, y el que proviene en su interpretación y practica, del maestro. Sin meditación y sin maestro no es posible el Tantra. Los maestros tántricos enseñan por el poder, el conocimiento, la energía, otorgan la iniciación, abren los chakras… ¡sí!, pero todo eso se hace con el trabajo del adepto, lo que ofrecen de forma instantánea algunos pseudogurus no es más que una estafa. Solo el trabajo del alumno detrás de los pasos de quién ha recorrido antes ese camino puede permitirle la autorrealización cambiando su realidad.

Los tantras enseñan que ningún templo supera en santidad El Templo del Cuerpo. El templo corporal tiene sus jardines, ríos, santuarios, y puertas. Por definición, un templo es un lugar de culto, un edificio dedicado al servicio de Dios. Este Dios, según el Tantra, es nuestra alma o ser más elevado, que se conoce y sirve a través del Templo del Cuerpo.

El acto del culto en el Templo del Cuerpo consiste en concentrar la actitud creativa, canalizando hacia arriba la energía sexual. Este proceso evolutivo, experimentado en forma de estremecimiento extático, tiene lugar en el Templo del Cuerpo a todos los niveles, desde el nivel físico hasta el más sutil. La consciencia de sus condiciones físicas y sutiles es parte integral de la actitud creativa. El templo corporal debe mantenerse limpio, sano y en armonía, debido al respeto que nos merece la divinidad que vive en su interior. Hay que proporcionar goce y no escatimar ningún esfuerzo para asegurar al templo de la divinidad una satisfacción completa. Ese amor sensual es un acto de gran potencia mágica y espiritual, y constituye uno de los principios del Tantra.

Mukti bhukti vydiayakam
“La sabiduría es un equilibrio de gozos y transcendencias, entre el placer y la espiritualidad.”

En muchas tradiciones místicas, sobre todo occidentales, podemos encontrar con frecuencia la idea de renunciar a la carne por el bien del alma. En realidad, este es un esfuerzo inútil, ya que cualquier cosa que sea reprimida reaparecerá inevitablemente. El Tantra enseña que debemos emplear en el camino hacia la Liberación todos nuestros dones de la mente, el cuerpo, la cabeza y el corazón. Al consagrar todas las partes de nuestro Ser a un propósito elevado, las integramos en un Todo. De esta forma, las emociones y pasiones pueden ser transformadas en la alegría del éxtasis transcendental.

El crecimiento personal puede ser acelerado simplemente cambiando nuestros hábitos. Es necesario acabar con la condición de dependencia inherente a las costumbres. Todo acto intencional de la voluntad tiene una potencia mágica y es mucho más efectivo que los actos habituales y no intencionados. El cuerpo humano es capaz de realizar adaptaciones extraordinarias, incluso cuando parece estar rígido. Cuando vencemos el miedo inicial al cambio, podemos verdaderamente empezar a disfrutar de nuevas experiencias.

Etiquetas:  , ,