El poder de lo femenino y lo masculino (tantra)

 

El Tantra es algo Integral. El Tantra por sí mismo es la definición de la expansión y la liberación de la energia de uno mismo, pero como esto es algo muy genérico así expresado y al fin y al cabo lo que uno siempre está poniendo a la hora de hacer o de construir cualquier cosa es una parte de uno mismo, podemos decir que el Tantra es la energía que uno pone para sacar lo mejor de si mismo dentro de un camino regulado y una búsqueda.
El Tantra es un camino de Perfección fundamentado en dos pilares fundamentales “la habilidad y la armonía”, en sánskrito Kausaula y Ksamatua. Así el Tantra es la ciencia por el cual uno alcanza el Conocimiento y la Liberación. Está especialmente indicado para los occidentales y los hombres de esta época que están sumergidos en la sociedad materialista, faltos de valores morales y religiosos y debilitados en sus cuerpos y mentes por este sistema social consumista que engulle tanto las creencias religiosas como las ideologías político-sociales. Por ello el tantra se convierte en una necesidad para el hombre de esta época y cuando hablamos de hombre no estamos definiendo el sexo masculino y femenino sino el hombre en general.
Los tántricos buscan y procuran, mediante la sadhana que realizan, el equilibrio de su cuerpo, mente y espíritu. La base por la cual empezamos a construir nuestra vida dentro de los dos pilares fundamentales del equilibrio y armonía es a través de los cinco principios reguladores que son: Ejercicio adecuado, Respiración adecuada, Relajación adecuada, Dieta equilibrada y sana y Mente Positiva o Meditación.

Tantra enseña que hay dos modos de amar: El amor divino y el amor profano. El amor divino busca la transformación kármica y espiritual. El amor profano busca el placer por el placer y la procreación. El amor divino es un amor no convencional que otorga la liberación por la purificación y la entrega abnegada. La energía sexual rehabilita la vida de los que la acogen con respeto y cuidado. Otorga salud y la quita. Eleva la inspiración o sumerge el ánimo y la creatividad en la desesperanza. La energía sexual es un arma que mata y libera.
El Tantra en definitiva es para los hombres que quieren cambiar su realidad y buscan su transformación desde lo interno.
Hay dos fuerzas que sostienen el Universo y estas dos fuerzas son EL PODER DE LO MASCULINO Y EL PODER DE LO FEMENINO. SHIVA Y SHAKTI. Todos inherentemente tenemos estas dos fuerzas presentes en nosotros tanto el hombre como la mujer, unos tenemos una más desarrollado otros la contraria y otros tienen equilibrada estas dos potencias fundamentales que desarrollan y procuran la evolucion del hombre.
Los principios Divinos y fuerzas que lo desarrollan son:
SHIVA se asocia a la Conciencia, lo masculino, la inmovilidad, la imperturbabilidad, la fortaleza interna.
SHAKTI se asocia a la Energía, lo femenino, la movilidad, la expansión, la energía, la flexibilidad.
El poder de lo femenino se desarrolla desde la sensibilidad, la belleza, la sutileza, la sensualidad, la inteligencia intuitiva, la receptividad, la estética. El hombre desarrolla estas cualidades cuidando y amando a la mujer. El hombre entra en el Tantra y lo conoce en toda su dimensión y profundidad a través de la mujer. La mujer ha de tomar también los valores del hombre como la fortaleza, la imperturbabilidad también cuidándole y amándole y ambos juntos deben de conducirse y ayudarse en el camino de la evolución y la transformación, de esta forma se complementan y pueden crecer juntos en esta vida. El hombre ha de conocer a la mujer en todo su potencial y ha de conocer su sexualidad, sensibilizarse a la misma y así tomar de ella lo mas bello. En el camino del Tantra tanto el hombre como la mujer han de enseñarse el uno al otro para procurar la transformacion interior y vivir la vida espiritual.

Etiquetas:  , , ,